Consejos de ahorro

Consejos de ahorro

El agua, un bien escaso
 

Como requisito para tener agua en el futuro, tenemos que tener siempre cuidado de conservar este recurso natural, lo que adquiere especial relevancia en nuestro ámbito geográfico.

 

A continuación facilitamos los siguientes consejos de ahorro:

  • En el hogar

    • Cierra el grifo mientras enjabonas los platos y utiliza el agua solo para enjuagarlos.
    • A la hora de lavar los platos, hazlo con el fregadero lleno de la vajilla sucia.
    • Evita que los grifos goteen cuando no los estás usando.
    • Utiliza el lavavajillas y la lavadora cuando estén completamente llenos y usa un programa economizador de agua.
    • Lava las frutas y verduras en un recipiente y no bajo el grifo abierto. Para descongelar alimentos haz lo mismo.
    • Pon a remojo las ollas y sartenes unos minutos antes de fregarlas para evitar el gasto desproporcionado de agua.
    • Instala filtros atomizadores o difusores en todos los grifos de la casa.
    • Guarda siempre una botella de agua fría en la nevera, evitando dejar correr el agua del grifo.
    • En el momento de tener que invertir en los electrodomésticos, valora el consumo de agua.
       
  • En el jardín

    • Evita las horas de mayor evaporación del agua para regar el jardín y las plantas.
    • No riegues en exceso, es suficiente con 4 o 5 días a la semana en verano y cada 15 días en invierno.
    • Usa el riego automático.
    • Elige plantas autóctonas y ten en cuenta sus necesidades hídricas.
    • Revisa fugas en los grifos, mangueras y bombas de agua.
    • No dejes la manguera desatendida.
    • Utiliza una escoba para barrer las hojas y zonas exteriores en lugar de la manguera.
    • Instala un depósito para recoger agua de lluvia que sale de los canalones (en casa individuales, adosadas, terrazas) para disponer de agua para regar las plantas.
    • Acude a una estación de lavado automático de coches en lugar de utilizar la manguera.
    • Baña a tus mascotas en un terreno que necesite riego.
    • Usa el agua de la pecera para regar porque es rica en nitrógeno o la de hervir huevos duros, ambas son fertilizantes.
       
  • En el baño

    • Cierra el grifo mientras te afeitas, lavas los dientes, las manos, el cuerpo o el pelo.
    • Recoge el agua en un recipiente mientras se calienta, podrás darle uso después.
    • Dúchate en lugar de bañarte y no estés demasiado tiempo bajo el agua.
    • Vigila que tu cisterna del inodoro no pierda agua.
    • Pon colorante al agua de tu cisterna para saber si tiene fugas.
    • Evita tirar de la cadena más de lo necesario. Deshacerte de un papel no lo justifica.
    • Instala sistemas economizadores de doble descarga o doble pulsación (parada voluntaria) y si el inodoro es antiguo, introduce una botella llena de agua o arena en la cisterna.
    • No tires toallitas, bastoncillos, ni productos de higiene íntima por el inodoro. Acuérdate del monstruo de las toallitas.
       
  • En la piscina

    • Evita la evaporación del agua cubriendo la piscina cuando sea posible.
    • Comprueba que no haya fugas por problemas estructurales y de estanqueidad.
    • Mantén el agua de la piscina para garantizar la estructura del vaso, además de no desperdiciar el volumen.
    • Instala un botón en la ducha de la piscina (parón automático).